Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado by on Ene 9, 2017 en Blog | 0 comments

Que dicen de la Ternura – Opiniones de Reconocidos Terapeutas

Que dicen de la Ternura – Opiniones de Reconocidos Terapeutas

Cómo os comenté en mi blog anterior, os traigo la opinión de reconocidos terapeutas sobre lo que es la ternura para ellos y desde ahí extraer las conclusiones que desde la experiencia recogida durante 20 años de trabajar con la ternura en mi andadura personal y profesional.

Hago esta pregunta ¿Qué es para ti la ternura? Y ¿Cómo La utilizas? a diversos terapeutas (a quienes agradezco su tiempo y sus palabras…) y me responden:

Joan Garriga

Cuando hablas de ternura la primera asociación que hago es con el amor, y luego rápidamente digo, no, es otra cosa. La siguiente asociación la hago es con el gesto físico, con el cariño, la ternura expresada en términos físicos, de ser tierno. Yo la utilizo poco, a lo mejor soy tierno con mi forma de expresarme, con mi forma de hablar, con mi forma de mirar, pero no la valoro especialmente la ternura. Valoro mucho más el amor, pero el amor entendido como compromiso, y también como que el amor tiene la parte dura, de que a veces, como si uno tiene fe de que esto es bueno, el amor también puede ser no tierno, no dulce.

Hablo en general, pero, o yo como siete, o yo como Joan, no me gusta especialmente la ternura, no tengo…, yo creo que esto lo puedo decir ahora, hace años afectaba mucho más y trataba de mostrarme tierno, incluso más amistoso, incluso más cariñoso de lo que en realidad sentía, como una forma de hacerme querer también por el otro. Pero actualmente no me siento especialmente tierno y creo más bien… hombre me siento tierno con las personas de mi familia que quiero, como que la ternura crea vinculo, entonces, yo creo que para el siete lo de crear vinculo en el fondo, prefiero sentirme libre, no se como decirlo, como que no estoy tan cómodo, con mucho vinculo. Entonces la terapia, la terapia tiene una parte de vinculo, sobre todo la terapia larga y entonces ahí, si que hay compromiso y puede haber alguna fase donde este más presente la ternura también.

Ahora mientras digo esto también pienso que tratar bien al cliente siempre vale la pena, tratarlo bien quiero decir con cariño, con consideración, con respeto, sin evitar que el otro eso lo pueda respetar mientras uno dice cosas que a lo mejor no le gustan al otro. Incluso se pueden decir cosas que a lo mejor no le gustan al otro con ternura o con cariño o con cuidado o con atención.

Yo también es de lo que me doy cuenta, cuando realmente aparece la ternura verdadera, puede haber ternura diciendo cosas muy duras, puedes ver al otro desde el dolor o desde  el sufrimiento o desde…, si realmente la ternura, es ternura no hace falta esa otra; puedes ver al otro y desde ahí estar con el otro.

Yo creo que corresponde también al estilo de la persona, hay terapeutas tiernos y terapeutas duros, porque su forma de ser… A mí en general la gente me percibe como tierno, como dulce, no me percibe duro, porque yo no lo soy, mi forma no es dura, yo me siento fuerte no quiero.. pero me devuelven que mi forma es dulce tierna, y yo creo que para ti también es así tu forma, en cambio otra persona es más, un uno por ejemplo. Como rígido, frío, más duro.

Si yo me siento así más desde ahí, más tierno.

En general no le pongo atención no me preocupo de esto, no lo valoro especialmente, él ponerme tierno o que haya ternura en la sesión, no está en mi foco de atención. Puedo imaginarme que muchos clientes me perciben tierno y que esto genera confianza o les facilita o les abre caminos, pero yo no pongo tanto la atención en el ser tierno. Como que la ternura pueda abrir ninguna puerta o pueda conseguir algo, lo que corresponde en todo caso a mi forma,  a mi forma de estar y la atención más bien la pongo en otras cosas. La ternura sería más bien un como, no tanto un que, no sería un vehículo sino el envase. No sería la cosa sino como se transmita, en este sentido no tiene un valor específico propio. No tiene un peso propio que sirva para algo o que tenga alguna función.

Yo creo que forma parte de un código amoroso que si forma parte de uno está bien expresarlo de esta manera, las cosas que hayan sean las que sean. Ya puede ser como un cuidado del otro, pero no tiene una entidad social. Si la tiene por ejemplo el amor, pero el amor es un concepto más complejo, que significa compromiso, interés, y hay a veces que también me pregunto ¿Cuándo suelto ternura, que es lo que me está despertando ternura? Y a veces simplemente hay cosas muy humanas, muy de la vida y del dolor y que la respuesta es tierna o amorosa o llámale como quieras. Y a veces también me siento invitado por algunos pacientes, como si tuviera que sentir ternura por algunas cosas que les pasan, lo siento más como prefabricado, tratan de manipularme para  que yo me ponga tierno y ahí resulta una cosa pastelosa que trato de evitar que no me interesa.

Yo creo que esa cosa pastelosa a mí me parece que esa no tiene que ver con la ternura, que es otra historia. A mí lo que me parece interesante es lo que hablas del amor, amor como compromiso. Como me comprometo.

La cosa compasiva no?, es como, en un articulo sobre mi forma de hacer terapia yo hablaba del aspecto compasivo, definía la compasión como algo muy cercano a la humanidad, el tener un interés real por el otro y por uno mismo, pero también relacionado con tener múltiples perspectivas del otro, poderlo ver como un niño, como un anciano, poderlo ver al lado de sus padres, poderlo ver al lado de sus seres queridos, como una dimensión más completa a la persona. Cuando hay compasión o cuando hay amor, a veces el amor como que ni siquiera es de uno, que pertenece a un campo más alto que preside lo que va ocurriendo, es algo que no tiene que ver con tomar una forma dulce  una forma dura, una forma agria, va más allá de todo esto.

También experimento un cierto rechazo, si imagino una…, me viene a la cabeza el terapeuta bien intencionado y atento, tierno y amoroso con el paciente, como si esto es su forma de hacer terapia, su forma latosa, ahí hay algo que funciona, ahora no tanto, pero hace años si que se hacía terapia desde aquí, como si no entendiendo suficientemente bien a Rogers, cuando Rogers decía las tres condiciones suficientes o necesario, crear un perfil de terapeuta como aceptador , bondadoso, pero yo creo que Rogers tenía una presencia que no tiene nada que ver con todo esto.

Si, yo creo que la ternura no es esa pose, pienso que va más allá, es más profundo, más cercano al amor, es esa presencia que permite que el otro se acepte. Como un interés real.

Se podría traducir la ternura como un interés real más parecido al amor, que no a la forma expresiva. Sentiría también rechazo ante formas de terapia, que aplican la dureza todo el rato, aparecen clientes que interiorizan, o otros que interiorizan formas tan suaves que no tienen aristas, ni límites o pacientes que eligen a un terapeuta tan rígido o tan duro que instalan un policía interno, donde están fallado o donde se están equivocando y al contrario, formas tan tiernas, tan permisivas o tan pacificadoras que uno no sabe con que confrontarse no hay aristas limites, claros.

La ternura como algo posibilitador, desde la sinceridad de ver al otro el valor que tiene, empezar a permitir de alguna manera que la ternura se de pero sin forzar, si se da, se da y punto, sin ser algo esteriotipado, inventado.

Continuaremos en próximos blogs con la opinión de otros reconocidos terapeutas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies